Circuito Cultural Barracas
Teatro Comunitario

Conocí el teatro de Barracas a través de un artículo del diario El País titulado « Teatro comunitario e inclusivo en Buenos Aires, la ciudad más teatrera de Sudamérica” (15/12/2022). Se trata de la obra “El casamiento de Anita y Mirko”, que lleva más de 20 años en escena y en la cual, todos los actores son vecinos del barrio.

Con los Anita y Mirko del 25 de marzo del 2023

Tomé contacto con ellos, me contestaron con un “dale” y pude participar en la preparación y la realización (que es en sí la función) de la fiesta de casamiento. Pasé unos momentos deliciosos que quedarán grabados en mi memoria. La verdad es que en ningún momento me pareció asistir a una pieza de teatro: estuve en un encuentro de vecinos, en una fiesta de casamiento. Esa es la magia.

Anita y Mirko antes de entrar en escena. Taffié, “Fiesta” al revés pero afrancesada

Corina Busquiazo y Ricardo Talento, son parte del grupo fundador del Circuito Cultural Barracas, que dio origen, entre otras obras, a la pieza « El casamiento de Anita y Mirko ». El teatro comunitario no cuenta con formación académica, becas ni posgrados. El teatro comunitario se aprende sobre la marcha, perfeccionando las líneas y las posturas en el baile. Las risas son reales. Las lágrimas, seguramente también. La política y lo político conviven en escena. Los ritos, el ritual de cada función, las miradas, las complicidades, la vida en sociedad.

Corina me cuenta: « Cuando terminó la dictadura militar (Argentina, 1983), nuestra idea era formar un grupo de teatro callejero. Creamos un grupo de teatro con egresados del instituto de Avellaneda, llamado ‘Las Calandracas’. Estrenamos nuestro primer espectáculo hace 35 años y actuábamos en el parque Lezama.”

Ricardo Talento

Philippe Enquin: ¿Cómo llegaron a la idea de la obra-casamiento?

Ricardo Talento: « El nacimiento en el teatro de Barracas tiene un momento clave en el contexto socio-económico argentino: el 2001.

*En diciembre de 2001, una crisis económica, política, social e institucional, que había empezado meses antes, alcanzó su punto crítico. Esto se manifestó de manera severa con la imposición de restricciones al acceso al dinero, conocidas como el « corralito », y el estado de sitio decretado por el entonces presidente Fernando de la Rúa. 

«En las primeras convocatorias, los vecinos y vecinas llegaban con mucha preocupación en su mirada. Muchos estaban desocupados o, en el mejor de los casos, la plata no alcanzaba a fin de mes. La convocatoria se basó en la necesidad de tener buenas noticias, en cómo volver a encontrarnos como personas, como comunidad. Así se empezó a gestar la obra « ¿Qué pasa si nosotros somos protagonistas de una fiesta? ». La fiesta no como una cosa histérica, sino como encuentro, como celebración comunitaria, como lugar de integración. Un encuentro donde estén todas las edades, todas las personas que quieran venir, que haya lugar para todos y para todas, que todos puedan participar, se rían, se maquillen, que seamos todos parientes. ¿Y cuál es la única circunstancia en la cual podemos juntarnos todas las generaciones, divertirnos, comer, bailar juntos? ¡Naturalmente en una fiesta de casamiento! Y de las antiguas, porque ahora está todo pautado, un aburrimiento total. Ese es el gran éxito de esta pieza, que no tiene una profundidad dramatúrgica, pero tiene un mensaje muy profundo que transmitir. Y hay otra cosa acá, vos fíjate que en este teatro, no hay nada negro, no hay una tela negra, va en contrario con el teatro que son todas cajas negras. El negro es algo eurocéntrico, en América Latina vos ves la bandera de los pueblos originarios y no hay negro, ¿Porque tenemos que usar el negro como algo neutral?»

El baile del padre y la novia

Philippe Enquin: ¿Cómo llegaron a Mirko  casándose con Anita ?

Corina:  Teníamos la idea de dos familias muy contrapuestas, es decir, una familia muy hacia afuera, muy exultante, muy extrovertida, y la otra todo lo contrario. Eso provocaba humor. La idea de que sean italianos surgió naturalmente, ya que acá hay muchas familias de ese origen. Por otro lado, teníamos un compañero que empezó a interpretar el personaje de Mirko, un chico con un rasgo entre autismo y esquizofrenia. Él fue el primer Mirko, y dijimos: « Che, parece ruso ». Siempre muy serio, siempre como si no entendiera. Hizo un proceso divino acá durante muchos años, pero tuvo que parar. Los que tomaron su personaje después lo imitaron. La idea es jugar con lo distinto y también un poco con la grieta. Por eso era interesante que se casaran y que las familias llegasen a entenderse a pesar de las diferencias. 

*La grieta es un concepto que en la Argentina se utiliza para marcar la oposición frontal entre kirchneristas y antikirchneristas que divide a la sociedad, mismo en el seno de las familias. Sin embargo, también se usa para explicar la división binaria entre por ejemplo los hinchas de Boca y de River, los amantes del rock y la cumbia. No es casualidad que muchos piensen, que esa inclinación hacia la división constante y el conflicto interminable es una característica inherente a la identidad nacional.

La familia de Anita

La familia de Mirko

El espectáculo relata el desarrollo del casamiento, acompañado por diferentes episodios y personajes pintorescos. 

Irrupción de un inspector que acusa a los rusos de entrar ilegalmente al país.

Intento de soborno al inspector, con champagne

Irrupción sorpresiva de una antigua novia de Mirko.

La ex-novia de Mirko, Marioska, que viene con su familia, irrumpen en la fiesta

Una hermana de Marioska, la ex novia de Mirko

A partir de mi experiencia en el casamiento, me quedan muchos recuerdos, anécdotas, imágenes y sentimientos. Pero, para esta crónica, quiero destacar los dos aspectos que más me han impactado: la importancia de la inclusión, presente en todos los aspectos de la obra, y el gran poder transformador del emprendimiento, tanto a nivel individual como colectivo.

Una obra inclusiva:  testimonios

Ricardo Talento: “Todas las generaciones inventan la pólvora, acá todas las generaciones podemos experimentar juntos.”

Los mariachis en la fiesta de casamiento

Los mariachis

La canción final con la participación de muchos chicos

Graciela Cattaneo:Soy profesora de arte y de inglés, y soy mamá de Nazarena que es discapacitada motriz. Me encanta venir acá todos los sábados, nunca falto. Me integré hace 22 años Lo más importante para mí del Circuito, es que hayan aceptado a mi hija, ella es parte del espectáculo. Ricardo siempre buscó un papel para ella, tanto en la murga como en el casamiento.”

Graciela y Nazarena

Marcos Chacón:  “A mí me enamoró lo del circuito;  acá se integra a todo el mundo, en ese aspecto es una maravilla. Hay una chica que tiene discapacidades que se llama Lucia,  habla y está en silla de ruedas. Cuando hacíamos los ensayos y nos tocaba bailar, no saben cómo le brillaban los ojitos, porque postrada encontraba un lugar donde poder expresarse.”

Nazarena

Marta Peluso : “Soy feliz. Hay algo importante que tiene el circuito que no tiene otros lugares: acá todo el mundo puede actuar. Todo el mundo puede cantar. Todo el mundo puede hacer todo acá. Entonces no hay el prejuicio de la TV  en donde tenés que ser rubia de ojos azules, flaca…acá pueden ser gordas como yo y actuar. Hasta se puede actuar en familia, yo vine durante un tiempo con mis tres hijos que actuaban y cantaban.”

Marta Peluso

La cocinera

Aparecen tres “cuñadas”, dueñas de “La Taffié de tu barrio” , salón de fiesta del casamiento

“Alegría“ una de las tres cuñadas

Las otras cuñadas

Un episodio escandaloso:

Los mayores también tienen sexualidad activa.

Después de esta escena, ¡la pareja desaparece durante un tiempo!

Un poder transformador

Corina me cuenta: ”El teatro comunitario, es un fenómeno de encuentro.Son entre 70 y 80 vecinos y vecinas en escena,  pero en total 200 que se van rotando, todos los personajes están triplicados. Todos los vecinos que quieran participar, se integran al taller de integración. Es un hecho muy transformador.Hay personas que en verdad que les ha cambiado la vida, no en el sentido terapéutico, sino como consecuencia de encontrar un lugar de participación que les abre nuevas perspectivas. El hecho de que te aplaudan, de tocar un instrumento, de poder actuar, todo eso los empodera, y eso lo trasladan a su vida cotidiana. Adultos mayores, que dicen: bueno, ya hice todo, ya trabajé, me jubilé , ya está mi vida y de repente acá descubren que todavía tienen un montón de cosas para dar.”

Marcos

Marcos Chacón ”Antes era analista de sistemas, era muy serio. Un día en los ensayos, vine como siempre, muy acartonado y me hicieron hacer el papel de un viejito que estaba en un hospital y le declaraba el amor a otra viejita. Y tenía que cantar: bésame, bésame mucho, como si fuera la última vez. Nunca, en mi puta vida, pensé que lo podía hacer, y delante de la gente. Se combinó el teatro con mi jubilación y fue para mí como una bocanada de aire fresco.”

Marcos

Marcela Lucindo  “Acá hago de rusa, de la familia de Mirko. Es mi terapia, me encanta,  estás acá y no pensas en otra cosa. Me encanta también mirarlo desde el público, lo que se siente, emociona. Cuando cantamos la última canción la gente llora, se re emociona, es re lindo.

Marcela Lucindo

Los espectadores salen impactados. La gente entra como público  y   pasan a ser parientes los novios; comen y hasta bailan juntos:

“Se baila sin saber bailar, por eso usamos una música que no es actual, una música de 30 años atrás.” Aclara Ricardo Talento.

Consuelo Vazquez “Chela”: « Yo jamás había hecho nada de teatro. Empezar esto a los 60, nunca lo hubiera imaginado. El Circuito es un mundo, un lugar único, distinto a cualquier otro. La emoción de la canción final, con la gente de pie aplaudiendo a rabiar. La gente que te ve bailar y que, al ver que sos una persona mayor, te felicita, que no pueden creer. Creo, sin temor a equivocarme, que como esto no hay, no existe. Somos una gran familia con nuestras diferencias, pero familia al fin. ¡El Circuito Cultural Barracas me cambió la vida! »

Chela y Orane

Graciela Cattaneo: “Tuve la oportunidad de actuar en el Luna Park que es algo maravilloso, y sin embargo no sé si lo cambiaría, porque allá el público  cuando terminaba la función, se iba cada uno por su lado. Y acá en cambio,  hablamos con el público y es impagable escuchar lo que dicen. La gente se engancha muchísimo con lo que hacemos, dicen: Vine con un ánimo y me voy con otro. porque realmente el casamiento divierte y hace feliz.”

¡Hasta hay algunos espectadores  que aprovechan la presencia del « cura » y se “casan”!

Incluso las relaciones comunitarias cambian: del individualismo a la cooperación.

“Que la comunidad en chiquitito esté produciendo ficción, también es un hecho. Para mí la ficción nunca es inocente, uno cuando cuenta algo tiene un interés de organizar algo a futuro,  pensando en llevarlo después a la vida en sociedad. Acá en el fondo, diríamos, experimentamos otra forma de relación a nivel comunitario. No competimos; trabajamos colaborativamente, que es lo contrario que ocurre en la sociedad, donde trabajamos para competir. Hay ingenieros, docentes, maestros, taxistas, peluqueros. Un fenómeno interesante es que la mirada también se posa antes y después de la función. Los lazos sociales permiten que un electricista actor, pueda ocuparse de algunos desperfectos en las casas de los compañeros, o un biólogo pueda dar apoyo escolar a los pibes y pibas que están en el secundario.”  Me cuenta Ricardo Talento.

Corina agrega:  “Hay como una trama, una red por abajo que nos vincula y hace procesos muy preciosos. Chela, terminó el colegio secundario en pandemia. Un compañero era profesor, y en pandemia, le dijo: “¿Chela por qué no lo aprovechas y haces el secundario? Y un compañero que estaba en estos proyectos de educación virtual, le dijo, anótate y así fue como Chela terminó la secundaria..” Chela cuenta: « Tuve el gran apoyo de mis compañeros. Cuando flaqueaba un poco, me decían: ‘Chela, vos podés’. Me entregó el título un compañero que es profesor donde yo estudiaba. Un sábado, bajo de sacarme el maquillaje y los veo a todos juntos, felicitándome, abrazándome. Esa emoción solo se vive en el Circuito.”

La misma filosofía que el colectivo Fin De Un Mundo (FUNO)

Philippe Enquin: ¿Cómo llega el público hoy en este contexto de crisis? 

Corina: El público sigue con esas ganas de venir a participar a un encuentro, hay ganas de encuentro, como bajar un poco los niveles de paranoia y  dejar de preguntarse: este a quién habrá votado y esa de qué barrio será. Vos acá llegas y  sos familiar, o sea, sos de una familia o sos amigo de los novios. Estamos todos juntos ¿entendés?, haya votado, a quién haya votado, pienses lo que pienses. Mucha gente se emociona mucho con la canción final. Son 60 personas cantando, una misma canción, adultos y chicos… emociona. El poder del canto colectivo, resume un poco lo que hacemos.


“Todo vale en esta fiesta
los solteros se casaron,

los casados se cambiaron de pareja
todo vale en esta fiesta”
….
“todo vale en esta fiesta
los invitados público en ella
y los actores son de acá a la vuelta
todos vecinos, no se sorprenda”

Una mirada desde el exterior

En el 2023 un grupo de franceses pasó 10 días en el teatro de Barracas, organizado por “L’escargot migrateur” “El caracol migrante”

Juliette

Juliette :Yo vivo en el sur de Francia, cerca de Lourdes, en un pueblo de 200 habitantes. Soy parte de una compañía de circo y soy trapecista. Estuvimos 10 días en el Circuito de Barracas. Tengo muchas cosas que decir, Ahora tengo nuevos anteojos, para ver con otra mirada, entonces van a cambiar muchas cosas. Quiero poner en el centro la idea de juntar diferentes generaciones, eso es algo en lo que quiero hacer foco. Me vuelvo con el corazón que me va a explotar, porque acá me lo llenaron. Hay mucha energía y ternura, con eso se puede hacer muchas cosas.Fue un regalo poder estar acá.”

Y yo siento algo similar: un regalo. Juliette menciona ternura y energía. Yo añadiría lo que ya he observado en otras crónicas: generosidad, sentido colectivo (en este mundo individualista), solidaridad… y un inextinguible deseo de fiesta. Inolvidable.

¡Larga vida a Anita y Mirko!

La torta de bodas

Los Vecinos